Los Galanes

Típico de Carboneras: Los Galanes

Latín: Xyritchthys novacula Nombre por el que también se conoce al pez “rao, raor, pejepeine, doncella trabadora, lorito, pámpano”  En Carboneras se les Llama GALANES.

Se trata de una de las delicias de unas pocas zonas privilegiadas, como pueda ser  la Costa de Carboneras, los mayores no suelen superar los 25-30 cm.

Es muy sensible a los cambios de temperatura del agua, ya que no le gusta el frío, por eso sólo suelen aparecer entre junio y octubre y en tiempos de temporal se esconden a igual que hacen en invierno, aunque si les gustan las mareas tranquilas.

Galanes CarbonerasDurante el invierno el galán suele permanecer aletargado y enterrado bajo el fondo marino, suele moverse no muy alejado del litoral, aunque puede sumergirse hasta los 50 metros, donde se alimenta de moluscos y crustáceos. O sea que su excelente sabor está más que justificado.

El galán o raor es de cuerpo alargado y muy aplanado por los lados. Aunque estos peces pueden tener épocas de hermafroditismo, o sea, de joven y hasta que cumple los 17 cm. es hembra, para tornarse macho, pero muy macho a partir de cumplir esos 17 cm. de longitud. Se suele distinguir la hembra del macho por sus colores, siendo la hembra bastante rojiza, mientras que el macho que de un color más bien gris-verdoso., algo ceniciento.

Le Gustan los fondos arenosos o fangosos, donde en caso de peligro puedan enterrarse hasta 20 cm. por debajo del fondo visible, lo que hace su pesca bastante difícil, se suele pescar artesanalmente, pues su deliciosa carne blanca es “manjar de dioses” y quien los ha probado añora repetir, siempre y cuando uno pueda darse un capricho o un lujo veraniego.

Gusta moverse en lugares donde abunda la posidonia siempre y cuando haya “oasis” arenosos donde camuflarse o enterrarse. Y es el único pez de la familia de los labridos que vive en los fondos marinos, compartiendo espacio con los salmonetes.

Es una pesca totalmente artesanal y familiar.
Hay que cuidar que no nos muerda al quitarle el anzuelo, ya que sus cuatro colmillos cónicos, muy parecidos a los de un murciélago y dado que su piel es tremendamente resbaladiza, como las anguilas, conviene usar un trapo con que cogerlos mientras les quitamos el anzuelo, su mordedura no es venenosa, pero sí bastante dolorosa, de ahí le viene el sobrenombre de “lorito”.

Se Suele comer Frito, rebozado con un poco de Harina.
Puede Encontrarlo en los Bares y  restaurantes de la Localidad.